Es mi mapa
Reflexiones

Es mi mapa

 

Como le comenté a mi compañero David Sánchez recientemente, creo que cuando un círculo se cierra hay que cerrarlo completo para que deje de consumir recursos y puedas dedicarte, en paz, a lo que esté por venir.

Como sabrás, hace varias semanas he tomado la decisión de abandonar OPTIMA LAB.

Ha sido una decisión difícil tomada en un momento difícil, no voy a negarlo. He decidido tomar el camino largo para ir al mismo sitio. Porque sigo queriendo ir.

Echando vista atrás, he caminado mucho.

Dos años. Un proceso de onboarding largo, con momentos buenos y momentos menos buenos. Muchos, muchísimos aprendizajes.

Llegada de unos nodos. Salida de otros. Unos porque quieren y otros porque tienen. Días de risas y días de silencio. Días de poner medallas y días de quitarlas.

Un curso de certificación como Trainer en Atenas que no me descubrió nada nuevo en cuanto a GTD®, pero me enriqueció como persona y gracias a las personas (gracias: Jakub, Fotini, Phaedra)

Un equipo humano de diez, o de once. Personas brillantes que necesitan motivación y libertad para contribuir, brillar y sumar.

Una serie de procedimientos y estándares que en según qué casos me cuesta comprender. Una independencia sesgada. Una relación viciada. Una pequeña red de artesanos con demasiada estructura y normas.

En ocasiones para ganar pierdes. Hay que ponerse en la piel de los demás. Es necesario renunciar a unas cosas para mantener otras. En ocasiones poner a las personas delante cohesiona y aviva el vínculo, no hacerlo implica perder aunque ganes.

Mucho conocimiento. Estrategia. Control. Pensamiento frío. Procesos complejos. Movimientos estudiados. En ocasiones demasiado. Bueno para el negocio y malo para las relaciones.

Más proyecto individual que colectivo. Se alimenta de sus partes en lugar de alimentarlas.

Las y los mejores profesionales con quienes he tenido la oportunidad de trabajar. Algunas personas que saben más de lo creen, y otras que creen saber más de lo que seguramente saben. Personas que hacen lo que creen, y otras que deciden creer en lo que hacen. Necesitan arriesgarse pero algo las paraliza.

Una idea que merece vivir y una red que puede hacer grandes aportes, pero que necesita simplificar. Necesita una reconversión total y profunda. Su propio decálogo que en teoría la preserva, la asfixia

Una red que necesita aprender de las decisiones —correctas o incorrectas— para retener el talento. Necesita aprender que no todo el mundo es igual, ni necesita serlo para que funcione. Necesita flexibilidad y personalización. Y necesita errores. Disculpas sinceras y espontáneas. Ser y parecer humana. Necesita ser siempre lo que es a veces.

Yo he contribuido a todo ello en mayor o menor medida, como quien más. En ocasiones por ser parte parte del problema, en otras por no ser parte de la solución.  Intencionalmente o no, sé que ha sido así.

Es la vida. Somos personas. Ser élite —si realmente lo somos— no evita que sigamos siendo personas. Algunas hemos caído en el camino que puede llevar a la red a un siguiente nivel. Me gustaría pensar que así será y esta vez llegarán los aprendizajes que ayudarán cimentar la red que merecería ser. Será nuestra contribución.

Este es mi mapa, como se dice en PNL. Puedo equivocarme. Es más, seguro que me equivoco. No todo el mundo lo verá como yo. 

Por mi parte, cierro etapa y regreso al punto de partida. Doy un paso atrás para recalcular y tomar impulso.

Elegí GTD Master porque buscaba un comodín que me permitiese, a futuro, poder mantener un blog bilingüe y publicar también en inglés. Pero me equivoqué estrepitosamente porque en mí no encaja la idea de elitismo que transmite, o que en mi ignorancia creo que transmite. Me incomoda. Incluso si actúo como maestro me siento alumno.

Por ese motivo éste, mi actual blog gtdmaster.com, ha llegado a su fin.

Su contenido no desaparecerá, seguirá disponible para ti a través de las páginas en Aprendiendo GTD. Completaré lo incompleto (Esencialismo), porque lo merece.

Voy a centrarme en el gran proyecto que es Aprendiendo GTD. Desde estas filas seguiré grabando podcasts, escribiendo artículos, y ayudándote en tu particular camino hacia el dominio de GTD® a través de sus comunidades (Telegram, Slack), siempre que me necesites. He sido élite —o eso dicen— y todo lo que he aprendido está a tu disposición. De forma abierta, libre.

Y tengo otro proyecto muy chulo que por el momento aún es un esbozo, pero que pronto tomará forma y que deseo poder compartir contigo, si te apetece acompañarme. Ya te contaré más.

Regreso a la pureza de mi propósito por el camino que dictan mis principios. Seguro que hay atajos pero, por el momento, me dedicaré a disfrutar el camino.

Muchas gracias a todas las personas que habéis compartido este camino conmigo. En especial, y como no podría ser de otro modo, a David, Jordi, José Miguel, Laura, Marta y Paz.

Foto de Andrew Neel en Unsplash

8 Comments

  • Luis Sánchez Blasco

    Hola Sergio,
    Muchas uerte en tu nueva etapa y no hace falta que te recuerde donde estoy si necesitas algo.
    Lo que empezó como un oyente, pasó a ser un compañero y ha terminado en un amigo. Para mi ha sido lo mejor del proyecto que estamos haciendo los tres.
    Un abrazo

    • Sergio Pantiga

      Hola Luis
      Muchas gracias.
      Volvemos a eso, tres amigos que graban juntos. Sinceramente, tanto Manolo como tú me habéis puesto muy fácil sentirme como en casa en Aprendiendo GTD.
      Así que seguimos, hay cuerda para rato.
      Un abrazo fuerte.

  • José Miguel Bolívar

    Hola, Sergio. Lo primero, darte mis más sinceras gracias por el post. De verdad. Al margen de que pueda coincidir más o menos plenamente con lo mucho que compartes, es con diferencia el feedback más genuino y útil que he recibido de un nodo tras abandonar la red. Muchas gracias, de corazón.
    Me hubiera encantado ser capaz de transmitirte la cercanía y seguridad necesarias para que hubieras compartido directamente conmigo este valioso feedback mientras estabas en la red. Lo digo en serio. Me hubiera encantado poder aprender de la sensatez y sensibilidad a partes iguales que desprende el post y que transmites tú personalmente. Igual lo hiciste indirectamente y fui demasiado torpe para darme cuenta.
    En cualquier caso, reitero lo que ya te he dicho personalmente. Me encantaría que nuestros caminos se cruzaran de nuevo en algún momento. Mi compromiso con el aprendizaje es sincero y el cambio, para mí, lejos de ser una amenza es siempre una oportunidad para hacer las cosas mejor.
    Mucha suerte en todos tus proyectos y sinceras disculpas por no haberlo hecho mejor.
    Un fuerte abrazo.

    • Sergio Pantiga

      Hola, José Miguel
      Quiero comenzar por decirte que en ningún caso son necesarias disculpas por tu parte.
      En todo caso pueden serlo por la mía, por haber decidido trasladar todo ese feedback de un modo «agresivo». Mi decisión no ha estado condicionada por la falta de cercanía o seguridad que hayas podido transmitirme, sino más bien por el miedo a gastar mi última bala sin causar impacto. El necesario al menos para generar reflexión y una mínima probabilidad de cambio.
      Te pido mis más sinceras disculpas si mi decisión no ha sido la correcta.
      Siempre he pensado que un amigo que nunca te da una bofetada no es tal.
      Tu posición al frente de OPTIMA LAB no es fácil de llevar, incluso para una persona con tu conocimiento y dilatada experiencia. Admiro profundamente tu rigor, tu tenacidad y tu profesionalidad. Sé que sabrás convertir la red en lo que merece ser. Y creo de corazón que lo mereces.
      También me encantaría que nuestros caminos se crucen de nuevo y, entre tanto, aquí cuentas con un amigo para lo que necesites.
      Un fuerte abrazo.

  • Jordi Fortuny

    Hola Sergio,

    Me apunto a lo que te ha dicho José Miguel en su comentario. Tus reflexiones suman a las reflexiones que ya de por si son pertinentes en estos momentos.

    Espero sinceramente que este nuevo camino que empiezas sea muy exitoso. Y si puedo ayudar en algo, sólo tienes que decirlo.

    ¡Abrazo!
    Jordi

    • Sergio Pantiga

      Hola, Jordi
      Ánimo y fuerza con tantas y tan necesarias reflexiones.
      Deseo sinceramente que el camino que has decidido recorrer también te aporte grandes satisfacciones a título profesional y personal.
      Ya sabes dónde encontrarme, para lo que te haga falta.
      Un abrazo.

  • David Sánchez

    Bueno Sergio, enhorabuena por este post.

    Refleja lo que eres, una persona reflexiva, directa y con una humildad que no te cabe en el pecho.

    Espero que te haya ayudado a cerrar ese círculo, esta etapa.

    Recuerdo el curso abierto de GTD en el que nos conocimos. Y, a pesar de que José Miguel me lo advirtió, me sorprendió mucho tu conocimiento de GTD y la calidad de tus aportaciones e intervenciones. ¡Me podrías haber dado el relevo! 😉

    Tienes madera de sobra para ayudar a las personas a mejorar sus vidas, tal y como demuestras cada día en el canal de Telegram de AprendiendoGTD. Es una pena que no hayas podido disfrutar de ello en el aula todo lo que te hubiera gustado.

    Particularmente, siento no haber podido contribuir más y mejor a que tus sensaciones, tu camino, tu disfrute,…, fuera de otra manera. Y te pido disculpas si en algún momento debería haber estado más presente y me echaste en falta.

    Nos seguiremos viendo por Aprendiendo GTD… y por donde el destino nos deje 😉

    Un abrazo, amigo!

    PD: a riesgo de ser pesado… ¿y la sidra «pa cuando»? 😀

    • Sergio Pantiga

      Hola David

      Muchas gracias por tus palabras.

      Recuerdo con enorme cariño ese curso. Tenía tantas ganas de disfrutarlo… y lo disfruté, más allá de cuáles fuesen mis conocimientos previos. También me permitió conocerte en persona y no defraudas amigo. Derrochas simpatía y buen rollo, cercanía y profesionalidad, y no sólo de GTD depende la experiencia en aula de las personas. Fuiste mi primer profe —como de tanta otra gente— y eso es algo que se queda ahí para siempre.

      También me apena un poco, tengo que reconocerlo, no haber podido disfrutar más del aula. Pero al final, el aula es un medio y nada más. Quien quiere ayudar ayuda. En su comunidad, en su provincia, en su país, o en un país a miles de kilómetros de distancia del suyo. El medio siempre se encuentra, solo hay que querer. Así que en ese aspecto seguiré haciendo lo que sé y me gusta hacer allá donde me dejen.

      Eres un gran compañero y mejor persona. Nos seguiremos leyendo, escuchando, y viendo siempre que podamos. Y por la sidra no sufras, que cuando pueda acercarme a Madrid voy a llevar tanta que van a retenerme en el peaje del túnel por contrabando 😉

      ¡Un abrazo fuerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido