• Crónicas

    XIII Jornadas OPTIMA LAB

    Hace hoy una semana, estábamos disfrutando del día central de las XIII Jornadas OPTIMA LAB. Para mí, las segundas. Al momento de escribir estas líneas, aún siento como si estuviera allí mismo ese aire fresco de la sierra de Madrid. Las vistas desde la terraza de la habitación que compartí con Jordi eran impresionantes, acompañadas además de un silencio rotundo a primera o última hora del día. No puede negarse que, en un entorno como este, es fácil abstraerse. «Estar a lo que estás» aún cuando no estás haciendo nada más allá de admirar el paisaje, respirar profundamente o escuchar el silencio. En este sentido, ha sido un privilegio haber…

Ir al contenido